12 de diciembre de 2019

Carta para los padres que quieren regalar un teléfono celular a sus hijos esta Navidad

Cada año, las semanas anteriores a la Navidad, pasamos varias horas pensando en qué regalos harán felices a nuestros hijos. 
Probablemente, siempre pensamos en regalos “con sentido” que nos ayuden a tener más presente el valor verdadero de la Navidad. En fin...

No dudaría jamás de las intenciones que tenemos los padres al momento de comprar los regalos de navidad de sus hijos. Sin duda, quieren hacerlos felices. Sin embargo, en muchos casos, cuando les regalan un teléfono celular o una consola de videojuegos, no tienen real conciencia que le están regalando un problema.

En la mayoría de los casos, antes de los 12 años los niños no tienen la formación necesaria para gestionar su identidad digital a través de un teléfono celular con acceso a internet o bien no conocen los peligros reales de la web a los que se van a enfrentar cuando tengan acceso liberado 24/7 desde tu teléfono.

Si queremos hacer un bien a nuestros hijos, conversemos en familia algunos temas importantes que permitirán que este regalo tan esperado, sea un aporte y no un medio para ganar problemas. No son pocos los padres como uds, que al regalarles un celular a sus hijos, creyeron que le regalaron un aparato para comunicarse con ellos, pero en la realidad, la comunicación se volvió más escasa que nunca. O bien, los que creyeron que el celular les permitiría compartir experiencias de vida con sus hijos a través de fotos y videos y en la realidad, se alejaron de ellos y de los amigos de verdad y se acercaron los amigos virtuales. 

Para convertir el deseado teléfono celular en un regalo inolvidable, les invito a pensar antes de comprarlo, en las reglas básicas de uso y comportamiento que deberán cumplir sus hijos, para convertir este aparatito en un aporte y no en un problema. Les dejo un contrato de ejemplo para que puedan compartirlo con sus hijos, y así, vuelvan este importante paso para sus hijos, en una oportunidad de crecimiento y aprendizaje y evitemos que se vuelva un problema.

Querido hijo (a):

Como padres, estamos conscientes que el uso de tecnologías exige responsabilidad, respeto y conocimientos básicos. Queremos ayudarte a darle un buen uso al teléfono que te regalamos esta navidad ya que sabemos que existen riesgos que será necesario evitar. Te dejamos este contrato o acuerdo de uso, que será necesario revisar antes de entregarte este preciado regalo. Estamos seguros que estas normas de uso que te damos, te ayudarán no solo a darle un buen uso al teléfono, sino que te permitirán aprender a desarrollar tu voluntad y responsabilidad.
  1. Todos los lugares comunes de nuestra casa, son permitidos para el uso del celular, no pudiendo llevártelo al dormitorio.
  2. El teléfono es de propiedad de tus padres y puedes usarlo prestado mientras cumplas con su buen uso y no descuides tus responsabilidades tanto en casa como en el colegio. Pasará a ser de tu propiedad el día que puedas pagarlo por ti mismo.
  3. Siempre debemos saber tu contraseña de acceso y podemos pedirlo en cualquier momento. Confiamos que no encontraremos contenidos inadecuados o faltas de respeto a otras personas.
  4. Cuando te llamen, saluda educadamente, y no olvides despedirte de quien está al otro lado de la llamada al momento de cortar. Nunca dejes de atender una llamada de tu papá o mamá.
  5. En los días de colegio, el teléfono debe quedar en casa a menos que se determine lo contrario en acuerdo contigo para eventos especiales. En las noche, debe quedar en manos de tus padres , apagado. Es importante dejar espacios en la vida de desconexión para conversar, descansar, leer, y entretenerte de otras maneras.
  6. El celular no va al colegio. Aprovecha a tus amigos en persona, conversa con ellos y aprende a compartir buenos momentos con ellos. Recuerda conversar con ellos en persona los temas importantes. Deja las redes sociales para coordinar actividades y compartir fotos.
  7. Si se rompe el teléfono, tu lo pagas. El responsable de este aparato eres tú. Esto te ayudará a poner atención donde lo dejas y como lo usas.
  8. Los teléfonos celulares no son para ofender a otros o para hacer cosas que no harías en la vida real. Dale un uso inteligente y no te olvides de ser respetuoso, educado y siempre que puedas, para las cadenas de mensajes evitándole su reenvío.
  9. Si en los grupos de redes que participes en tu celular, ves que ofenden a otra persona, promueve el buen trato y no participes de los descalificativos. Privilegia ser buen amigo.
  10. Nunca mandes un email o mensaje con algún texto que no podrías repetir en presencia de adultos o con tus amigos al frente. Aprende a censurarte a ti mismo y siempre piensa en la consecuencias que pueden tener tus palabras en la vida de otra personas y en la tuya . No te vuelvas esclavo de tus propios actos.
  11. Busca en internet, solo información que podrías leer y revisar con nosotros. Evita la pornografía y contenidos violentos que tu bien sabes , no aportan nada en tu desarrollo. Si tienes dudas, por favor pregúntanos a nosotros primero y te explicaremos lo que quieres saber.
  12. Cuando vayas a un lugar público, silencia tu celular, y evita alterar los ambientes donde estés con ringtones o música que a otros pueda molestar.
  13. No te fotografíes tus partes íntimas ni en broma, y no recibas fotos provocativas de otras personas. Se que cuando leas este punto, te vas a reír, pero es importante que sepas que esto siempre será una mala idea, ya que nunca podrás borrar estas fotos de internet y te perseguirán el resto de tu vida, seguramente avergonzándote o incomodándote incluso cuando seas adulto. La pornografía nos hace creer que el cuerpo humano es un objeto de placer y comercial , lo que no es así. Además produce alteraciones en tu cerebro que podría gatillar una adicción sin darte cuenta.
  14. Evita perder el tiempo en decenas de selfies y fotos sin sentido. Ocupa tu tiempo en tomar fotos y videos que te sirvan de recuerdos de lindos momentos y preocúpate que todos tus amigos y amigas salgan bien en cada foto que publiques. Recuerda que la identidad digital de tus amigos, también es responsabilidad tuya. Cuida la imagen de ellos, como la tuya misma.
  15. Aprende a vivir sin celular. NO te aferres a él, de manera que si un día lo olvidas o lo dejas en casa, puedas estar tranquilo y no tengas ansiedad. El teléfono no debe ser la prolongación de tu cuerpo o un artefacto esencial de tu vida. Es una ayuda y como tal, debe estar a tu servicio y no tu al servicio del celular.
  16. Descarga juegos que te desafíen mentalmente como algunos de estrategia, roles o de lógica. No te quedes solo con los juegos de moda.
  17. Recuerda que nada es gratis en internet, revisa bien las condiciones de uso y términos de contrato de cada aplicación que descargues.
  18. Evita jugar en línea con personas desconocidas, puedes exponerte a contactarte con personas malintencionadas.
  19. Planeas ratos libres sin celular, para que disfrutes la naturaleza, a tus amigos , familia y conozcas las flores y naturaleza que hay en tu jardín.
  20. No tengas miedo a equivocarte. Seguramente , si te metes en algún problema, nos sentaremos a conversar, replantearemos una que otra de las reglas que acabamos de escribir y te daremos otra oportunidad. No pasa nada, trataremos que el uso de tu teléfono sea una oportunidad de aprendizaje para todos.
  21. Intenta ser un buen ejemplo para tus hermanos, y corrígenos a nosotros si nos equivocamos para aprender a ser un buen ejemplo para uds.
A uds padres, les invito a pensar en sus normas familiares antes de regalar tecnologías, y quizás, inspirarse en este contrato de uso, para las consolas de videojuegos y teléfonos que esta Navidad pueda llegar a casa. Que tengan una feliz Navidad.

5 de diciembre de 2019

Las "funas" adolescentes en redes sociales.

Claves para gestionar “funas” en redes sociales en contextos escolares

Una funa (en mapudungun sinónimo de “podrido”) corresponde a un acto público de agravio o acusación, contra una o más personas, para dar a conocer una situación reprochable o alertar a más personas.

Hoy en día es habitual encontrarse con publicaciones en Twitter, Facebook o Instagram de alguien que da a conocer una injusticia, un acto de violencia o acoso, exponiendo al culpable y poniendo en alerta a otras personas. A esto también se le llama “funa”, y es cada vez más utilizado en las distintas redes sociales,

Éstas, son un arma de doble filo, ya que pueden traer como consecuencia daños a la honra, exposición de la vida privada o demandas por calumnias e injurias. 

Como establecimiento educacional, es importante educar en el buen uso de las redes sociales explicando las consecuencias legales , formativas y morales que una funa implica y considerar este tipo de situaciones, como parte del reglamento interno del colegio.  

Existen dos manera de enfrentar las funas: 
  • demandas por los recursos de protección 
  • querella (demanda civil) por injurias y calumnias (ley 19.733)
Es importante tener presente que: 
  • Se debe educar en el buen uso de las redes sociales desde temprana edad, haciendo hincapié en la responsabilidad legal que conlleva su uso.
  • Es importante desarrollar la empatía y capacidad de escuchar los problemas de los alumnos, contando con profesionales capacitados o redes de apoyo. 
  • Promover el buen trato y respeto en el mundo digital.

¿Qué puede hacer el colegio si un miembro de su comunidad es “funado”?
  • Las funas son acciones de violencia y maltrato,  que deben analizarse según cada caso y estar establecidas como tal, en el reglamento interno (RIE).
  • Las funas son problemas privados entre personas.
  • No obstante ello, y tratándose de conductas que atentan contra la sana convivencia, el colegio, ante el conocimiento de una funa a algún miembro de su comunidad escolar, debe activar el protocolo de violencia o maltrato escolar e iniciar una investigación como se indica en el reglamento. 

Descarga este texto en formato PDF en www.convivenciadigital.cl 

11 de noviembre de 2019

10 Reglas básicas para el uso de videojuegos en línea

El gigante Google irrumpirá en noviembre con su plataforma de videojuegos Stadia y un modelo de suscripción tipo “Netflix”.
Solo necesitarás conexión a internet para vivir la experiencia de juego más desorbitante por UD 9,99 mensualesNo necesita descargas, ni cables especiales y estará totalmente integrada a YouTube. ¡Ohhh!
Para Stadia los requerimientos son pocos: hay que tener tiempo, amigos y una buena conexión a internet. En el celular se jugará a través de la aplicación Google PIXEL, y en computadoras y televisiones basta con el control de PlayStation o Nintendo.
Este potente “coctel” de entretenimiento digital, seguro dará que hablar y será un nuevo desafío para las familias; especialmente, para padres y madres que día a día promueven el equilibrio digital en la vida de sus hijos.
Regla Nº 1: No a las posturas extremas. El problema no es el videojuego ni el internet, sino la manera en que los usamos, mejor dicho, abusamos. Te invitamos a conversar en familia, sobre la importancia de regular el uso de los videojuegos con el objetivo de permitir el sano desarrollo socioemocional de nuestros hijos.
Compartimos 10 recomendaciones que te ayudarán a guiar este diálogo, poniendo énfasis en tu ejemplo y liderazgo como adulto:
1.Evita todos los videojuegos que promuevan violencia, sexo explícito o conductas inadecuadas que pueden impactar en la conducta de tus hijos.
2. Consulta los tipos de contenidos y edad mínima para su uso en www.pegi.info o www.esrb.com.
3. Establece horarios de juego que no interfieran otras actividades más importantes. (actividades familiares, académicas, horarios para comer y dormir)
4. Juega con ellos o al menos, acompáñalos cuando juegan. Te aseguro que te vas a entretener.
5. Privilegia el juego con amigos; es más divertido.
6. Anticipa el momento de “corte” o término del juego.
7. Asegúrate que tus hijos(as) no jueguen con desconocidos.
8. Procura tener ventilación, luz y pantallas de buen tamaño para el uso de videojuegos.
9. Conoce a los Youtubers Gamers que siguen tus hijo(as) en las redes sociales.
10. Compensa el tiempo de juego con actividad física, u otros hobbies offline.