18 de mayo de 2016

Ideas para que el grupo de Whatsapp de padres no sea una pesadilla

Desde hace algunos meses, la aplicación Whatsapp superó los 1.000 millones de usuarios. Esta útil herramienta de mensajería que nos permite comunicarnos con un solo clic, o bien, con un doble check azul, ahorra tiempo y abre espacios para manifestar ideas, coordinar actividades, compartir información y expresar emociones que en otros contextos, no se pueden dar. La tecnología puede ofrecernos cientos de herramientas de comunicación, sin embargo, su utilidad y valor, va a radicar exclusivamente en cómo se utilizan y el aporte que hacen.
 
Whatsapp es una excelente herramienta que nos permite estar en contacto con los padres de los compañeros de curso de nuestros hijos, algo que es una ventaja y de mucha utilidad para intercambiar información sobre actividades, ideas, eventos, entre otros.

Pero para muchos padres, este valioso canal de comunicación se ha vuelto una pesadilla.


Hemos pasado de los diarios murales dispuestos en las puertas del colegio a los grupos de Whatsapp con todo lo que esto significa. En la práctica, al abrir grupos de whatsapp de padres, de alumnos, de profesores, se generan nuevos canales de información que permite fluir un mar de ideas, comentarios, datos sin mediación ni control alguno. Esto puede traer algunas consecuencias:
 
-Información oficial
: cuando los padres reciben información oficial que envía el colegio a través de una nota impresa, además la ve en la web, le llega un correo personal no es necesario que se publique además en un grupo de padres en redes sociales. Hay familias que buscan informarse de temas relacionados con la educación de sus hijos, sin embargo, debido a la falta de control, se ha vuelto para muchos padres un canal de información tergiversado, poco confiable y discutible. 

-Autonomía y responsabilidad: Que cada niño se haga cargo de sus deberes es fundamental para su sano desarrollo. Los padres estamos para apoyarlos en el desarrollo de estas virtudes. Sin embargo, a través de los grupos de Whatsapp, se observan padres que han traspasado la responsabilidad de registrar las tareas escolares y gestionar su tiempo a los padres que participan de los grupos. Hace falta que los padres devuelvan la responsabilidad escolar a sus hijos y educar en el cumplimiento responsable de sus tareas de manera autónoma.

-De padres apoyadores a padres controladores: es común observar cómo adultos quieren “controlar” absolutamente toda la vida de sus hijos: tareas, respuestas de ejercicios, etc. Tal es así que son habituales los mensajes: “Mi hijo no tiene la agenda y no sabe qué ejercicios hay que hacer”. Ayudemos a nuestros hijos a ser autónomos y a solucionar los problemas ellos mismos. No debemos anticiparnos a todo y como padres hemos de trabajar para favorecer su autonomía. Les servirá de mucha ayuda para la vida: eduquemos en la responsabilidad para que aprendan a asumir sus propias responsabilidades, que no quede solo en la teoría.

-Críticas y más críticas: Existen muchos casos en que madres o padres realizan una crítica sobre una actitud del profesor, el trabajo del colegio o sobre cómo otros padres educan a sus hijos. Es momento de empezar a trabajar y educar en equipo. El colegio debe tener puertas abiertas para recibir a sus padres y los padres, y todos debemos apoyar a los profesores en la tarea de educar. Si tenemos opiniones adversas, hagámoslas saber a quien realmente sea pertinente, con altura de miras y buenas intenciones. Evitemos usar las redes sociales para solucionar los problemas que tenemos en la vida real.

El problema no está en la herramienta sino en el mal uso que estamos dando a la misma y ahí es donde debemos poner la nota y conversar en familia. Al buen uso, buen resultado. Los grupos de padres en whatsapp, surgieron con el objetivo de mantener a los padres conectados para conocer lo que sucede con sus hijos en el contexto escolar. Si queremos volver a encauzar este canal de comunicación en función de la sana convivencia y comunicación eficiente, mantengamos algunas normas básicas de respeto en la web. Tratemos a los demás como quisiéramos que se nos trate a nosotros. Y compartamos la información que realmente consideremos útil de dar a conocer. Estas normas son las conocidas “netiquetas” o normas básicas de trato en la web. 

Un colegio argentino publicó un decálogo del buen uso de los grupos de padres, que tomo de referencia para construir este sencillo decálogo del buen uso de los grupos de whatsapp de padres: 


10 reglas de uso de los grupos de padres:

  1. Comparta información concreta, importante y veraz: El grupo de padres es útil para intercambiar información sobre aspectos importantes sobre el curso. Cuidemos su uso exclusivo para estos temas y evitemos chismes, memes o comentarios que no aporten al grupo.
  2. Responda sólo si aporta: respondan el mensaje sólo si va a aportar alguna idea o información nueva. Cuando avisen de alguna actividad evite das las “gracias” o si se publica una ropa perdida no es necesario que diga “no es mía”. Los comentarios personales que no sean de interés del grupo, compártalos por otros canales de comunicación.
  3. Apoyo sí, agenda no: El grupo de padres debe ser una instancia de intercambio de información que aporte a la formación de los hijos. Para intercambio de tareas, se usa la libreta de tareas o la web, también pueden enviarse mensajes a otros padres por interno. Ayude a sus hijos a asumir sus responsabilidades de manera personal.
  4. Piense antes de escribir: revise lo que escribe antes de enviar. Cuide que su mensaje sea breve, bien escrito, con ideas concretas. Sea amable. Considere que cada comentario, podría ser interpretado de tantas maneras diferentes según la cantidad de gente que lo lea.
  5. Evite la crítica: opinar en las redes sociales es tan válido como emitir una opinión en la vida real. Sin embargo, por la naturaleza de éstas, cualquier comentario puede escalar en poco tiempo y dejarnos en una situación incómoda compleja de controlar. Un comentario ligero podría afectar la honra y dignidad de un profesor, de un alumno u otro apoderado. Busque oportunidades de conversar sus inquietudes, críticas o dudas por otros canales que no sean las redes sociales y directamente con quienes estén involucrados. 
  6. Buen trato y respeto: Las bromas pesadas no son bromas. Sea siempre cordial, amable y evite las burlas o bromas ofensivas. Es importante no reenviar las comentarios que ridiculizan a otros o que pongan en duda su honra. Evite ser quien reenvía cadenas o imágenes con contenido que no tenga relación con el grupo de padres.
  7. Cuide su identidad digital: no permita que otros escriban tus mensajes en su nombre. Considere que todo lo que publica, además quedará escrito por años.
  8. Valore el mensaje de las imágenes: cuide de no sobrecargar el mensaje con emoticons e imágenes que pudieran facilitar la interpretación equivocada del mensaje que escribe. Hay imágenes que valen más de mil palabras.
  9. Use con sentido común y espíritu crítico: use los grupos de padres con criterio y sentido común. Comparta la información que realmente sea relevante y que los apoderados no van a recibir por otros canales de información. Verifique que la información que se publica en el grupo sea real y verídica. Lea, evalúe y considere. 
  10. Información importante para delegados de curso o padres encargados de representar al grupo: Los padres que han sido elegidos por el colegio para ser los interlocutores válidos entre la dirección y las familias tienen un especial rol mediador en los grupos de padres en whatsapp que se formen en su comunidad. Mediar implica orientar en su uso, intentar direccionar los temas a los canales oficiales y frenar los usos inadecuados que algunos otros padres puedan darle a estas redes sociales.


Es importante llegar a acuerdos con el colegio, y determinar qué canales de comunicación con las familias se van a considerar oficiales. Luego, de a conocer estos canales y determine los usos posibles del grupo de padres. Determine con claridad las reglas de uso.
Sea responsable y de a conocer las consecuencias legales del mal uso de las redes sociales. Emitir juicios, culpar a otros, amenazar, comentar la vida privada de terceros sin su consentimiento, o bien, hacer pública información reservada, puede ser considerado delitos como calumnias, injurias o amenazas. Fomenten el uso respetuoso de las redes sociales de padres y promuevan el buen ejemplo. Sus hijos usarás las redes sociales, de la misma manera que vean a sus padres utilizarlas.