CATALOGO DE CURSOS

28 de abril de 2017

¿Qué es la curación de contenidos educativos?


La curación de contenidos es el proceso de filtrar, agrupar y seleccionar la información que nos llega de diferentes fuentes digitales sobre un tema en concreto, dándole un valor agregado, para luego, compartirla con la comunidad de expertos, usando tu propio sello. Podríamos definir esta acción como el arte de seleccionar información relevante en internet.

El curador de contenidos web es un profesional experto en un determinado tema, que filtra, aporta y reconstruye conocimiento para compartir en la comunidad de usuarios con la que tiene intereses en común. No solo da likes o retuitea, sino que reorganiza, opina, contextualiza y da valor agregado al contenido al momento de compartir.

El profesorado es, en sí mismo, un curador de contenidos que toma desde diferentes fuentes y adapta, dándole valor para compartir en la comunidad de aprendizaje que conforma en conjunto con sus estudiantes. El profesorado es un moderador de la interacción que esta dinámica promueve.

La cantidad de contenidos disponibles en la web aumenta constantemente. lo que justifica la existencia de la curación de contenidos y el análisis de la información.

La curación de contenidos consiste en buscar, encontrar y seleccionar los contenidos e informaciones relevantes para distribuirlos de forma segmentada a través de redes sociales u otros servicios webs. Es una estrategia para aportar valor a determinados contenidos. El reorganizar la información a través de la curación de contenidos permite que los usuarios incrementen su capacidad para asimilar información y eviten la saturación por exceso de información. El objetivo de la curación de contenidos es filtrar contenidos a través de un proceso sistemático y más o menos automatizado que ahorre tiempo y facilite la toma de decisiones por parte de los usuarios.

Aclaremos conceptos: Lo que NO es la curación de contenidos
Es importante tener claro qué no es la curación de contenidos. La gente busca en internet información para resolver sus problemas. Pero eso no significa que sean curadores de  contenidos. Curar contenidos supone una revisión constante de temas y contenidos digitales que son organizados según su relevancia a criterio de cada usuario. La idea es más bien crear un sistema que recopile y almacene información no efímera sobre un tema. Es importante que la información tenga validez en el tiempo y no caduque como ocurre con mucha de la información disponible en los medios de comunicación. Para esto, existen blogs, redes sociales, foros, aplicaciones de curación de contenidos, entre otros.
La curación de contenidos implica presentar información relevante de forma sistemática y consistente. Entonces, es necesario evaluar la calidad de los contenidos, sus aportes y pertinencia a mediano plazo, sobre todo porque en internet los tiempos de obsolescencia son breves. En conclusión: curar contenidos es filtrar información con un objetivo claro y bien definido.

¿Cuáles son los formatos más comunes en la curación de contenidos?
Existen muchas formas distintas de presentar los resultados en la curación de contenidos. Cada vez que das un like a un contenido o publicas un contenido en una red social, actúas como curador de contenidos, validando la información marcada. Esta acción va a desarrollar la habilidad para buscar, seleccionar y validar contenidos digitales disponibles en la web.

¿CUALES SON LAS FASES DE LA CURACIÓN DE CONTENIDOS?

La curación de contenidos requiere fases de trabajo que se adaptan a las necesidades de cada usuario.

1.- Identificar las necesidades de la audiencia

Antes de empezar a buscar contenidos, primero se debe identificar cuáles son las necesidades de nuestros seguidores, lo que ellos consideran como contenido de utilidad. En el caso de los profesores, la audiencia serán sus estudiantes y otros docentes.

2.- Búsqueda y recolección de contenidos

La información en internet es promovida por usuarios naturales e instituciones. No todo los usuarios tienen sus blogs o webs personales donde publican sus contenidos periódicamente. Para la promoción de contenidos, propios o ajenos, las redes sociales son el canal perfecto de difusión para compartir contenido e ingresar a comunidades de usuarios activos. A través de los buscadores web, navegadores especializados y redes sociales, es posible acceder a la información de manera organizada, no necesariamente calificada. En la etapa inicial de curación de contenidos, se busca entre las fuentes preferidas la información que luego se usará para generar nuevos conocimientos, por ejemplo, aplicándolos en una clase o un grupo de estudiantes, por ejemplo.  

3.- Filtración  del contenido

Una vez que se ha accedido a varios contenidos de interés, es el momento de leer y releer esa información, para luego seleccionar el “contenido de calidad” que se ajuste a las necesidades de cada comunidad online. Esto es parte del proceso de filtrado de contenidos.

4.- Organizar la información
Una vez filtrados los contenidos, se organizan y disponen en otro recurso, por ejemplo, en una plataforma educativa, un blog, una red social u otro servicio web.


5.- Reinventar el contenido

Uno de los pasos más importantes es reinventar los contenidos a partir de los temas ya seleccionados y filtrados. Es necesario crear contenidos frescos y con un sello particular.

6.- Compartir en medios sociales

Una vez encontradas las fuentes de contenido más interesantes, posteriormente filtradas y analizadas para dar con la información que realmente aporta valor, es el momento de planificar nuestra estrategia de contenidos y de difundir a través de los canales más adecuados en cada caso, para aumentar la visibilidad de los contenidos y llegar a la comunidad de usuarios deseada. Difundir entre la comunidad de usuarios en la que se es partícipe, será de utilidad para conocer sus intereses, recibir sus aportes y experiencias. Esta es la fase donde se vislumbra la oportunidad de mostrarnos como expertos frente a nuestros pares o como líderes para nuestros estudiantes.

7.- Análisis de la repercusión

Tras compartir los contenidos que hemos buscado, seleccionado y analizado para orientarlos a nuestra audiencia, debemos analizar la repercusión obtenida para comprobar si hemos conseguido nuestro objetivo.
Para analizar ese paso, podemos utilizar herramientas generales que nos faciliten la tarea o simplemente, revisar las métricas en las mismas redes sociales y sacar conclusiones.

5 CLAVES PARA UNA CURACIÓN DE CONTENIDOS EFECTIVA

1.- Mentalidad crítica

La curación de contenidos es la cura para la infoxicación o el exceso de información. A este respecto, la base es el sentido crítico. Discernir entre un contenido realmente valioso para la comunidad y uno que no lo es, marcará la diferencia en una curación de contenidos efectiva. La actitud crítica debe asentarse sobre el  conocimiento de los intereses del público objetivo y de la actualidad en la temática trabajada.

2.- Especialización temática y en cuanto al público objetivo

En relación a la clave anterior, será muy difícil formar una mentalidad crítica si no estamos realmente especializados en un tema concreto y en un segmento de público objetivo determinado.
Debemos buscar ese “nicho”, leer, compartir, analizar, tratar de especializarnos. De esta forma estaremos dando un gran paso hacia una efectiva curación de contenidos.

3.- Análisis y optimización

Los enormes volúmenes de información y contenidos que inundan la red diariamente, obligan a todos los profesionales de los medios sociales y de la creación y curación de contenidos, a estar siempre informados respecto a las tendencias actuales, los contenidos que mejor funcionan y las modas que afectan a los intereses del público objetivo.
Aparte de ser una de las fases de la curación de contenidos, esto debe integrarse dentro de las rutinas de trabajo diarias, porque solo así podremos aprovechar una de las grandes ventajas del entorno online frente al 1.0, la inmediatez para poner en marcha cambios que nos ayuden a mejorar.

4.- Constancia

Como en todo, será poco probable que los usuarios detecten de inmediato si somos realmente usuarios de calidad porque compartimos contenidos interesantes.
Para hacer las cosas bien no hay atajos, así que el trabajo bien hecho, constante y continuado será lo que nos permita posicionarnos como una fuente de contenidos interesantes y fiables dentro de nuestra comunidad.

5.- Estilo propio

Debemos buscar ese estilo personal que nos diferencie del resto de “fuentes de contenido” online.
Un tema concreto, una forma de presentar los contenidos, de citar fuentes, de desenvolvernos en una red social concreta pueden ser factores que nos ayuden a configurar nuestro estilo personal, posicionándonos frente a nuestro público objetivo.



CINCO HERRAMIENTAS PARA LA CURACIÓN DE CONTENIDOS

Existen numerosas formas de encontrar, filtrar y compartir contenidos para nuestros seguidores en canales sociales como también existen numerosos usuarios. No podemos hablar de una única forma de hacer esto porque depende tanto del usuario que lleve a cabo estas labores de curación de contenidos como de su intención en redes sociales y del tipo de audiencia. De todas formas, estas cuatro herramientas pueden ser de mucha ayuda en todas las fases de la curación de  contenidos.


1.- Pocket: permite que la lista de contenido esté visible en cualquier equipo (teléfono, tableta y ordenador) y hacerlo, además, sin conexión. Es una de las más utilizadas –más de 17 millones de usuarios– y disponible para los principales dispositivos y plataformas.

2.- Symbaloo: permite organizar los contenidos de manera sencilla. A su favor, tiene una versión para el sector educativo: SymbalooEDU, por lo que además de recopilar fuentes ‘genéricas’, es posible hacerlo de Matemáticas, Geografía, Historia, etc. Ambas versiones son gratuitas, aunque también hay versiones de pago.

3.- Scoop.it: es una de las herramientas más utilizadas, ya que permite compartir el contenido que le interesa a un usuario, ya sea propio o de otros sitios web.

4.- Evernote: esta app permite organizar la información en forma de notas y, además, mantiene sincronizados los contenidos que va añadiendo el usuario. Los contenidos pueden ser escritos, audios, imágenes, etc. Es útil porque permite categorizar y etiquetar la información o compartir notas.


5.- Buffer: una de sus característica distintivas es que puede analizar las publicaciones del usuario y ver el alcance que han tenido los retuits o las menciones.

7 comentarios:

Daniela Lobos dijo...

Es distinguir lo principal y fundamental de lo accesorio, se relaciona mucho con la selección de información bajo un criterio crítico.

Daniela Lobos dijo...

Es distinguir lo principal y fundamental de lo accesorio, se relaciona mucho con la selección de información bajo un criterio crítico.

Jeannette Candia dijo...

Consiste en distinguir lo relevante y seleccionar aquello para distribuirlo en las redes.

Jeannette Candia dijo...

Consiste en distinguir lo relevante y seleccionar aquello para distribuirlo en las redes.

ely dijo...

Concuerdo plenamente con mis colegas, en palabras simple la "curación de contenidos" es discriminar la información según sea relevante y aquella que se puede categorizar como accesorio.

Berta Araneda dijo...

Es el proceso para localizar información, filtrar aquello que no es de nuestro interés, modificar elementos que ocuparemos y distribuir, de forma adecuada

Carmen Gloria Laso Muñoz dijo...

Es un proceso de permite una constante revisión del tema, filtrar temas y contenidos con un objetivo claro lo que permite discriminar aquella información mas importante.